Arca de Noé probiótica: Salvar el microbioma humano para proteger nuestra salud

La pérdida de diversidad microbiota en todo el planeta es una amenaza para la salud comparable al cambio climático. Es por ello que un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Rutgers-Nueva Brunswick, en Nueva Jersey (EE.UU.); está pidiendo la creación de una cámara de microbiota global para proteger la salud a largo plazo de la humanidad. Esta reserva mundial de microbioma humano, una suerte de Arca de Noé de microbios benignos y necesarios para el hombre; pudiese impactar positivamente en la lucha global por la salud.

El material para esta “Arca de Noé” de gérmenes beneficiosos tendría que ser recolectado de poblaciones humanas; cuyos microbiomas no están comprometidos por los antibióticos, dietas procesadas y otros efectos nocivos de la sociedad moderna. Ya que han contribuido a pérdida masiva de la diversidad microbiana y un aumento acompañante de los problemas de salud.

rincóncubano. Arca de Noé

Investigadores en revista Science

Los investigadores, que describieron su iniciativa en la revista Science, compararon su propuesta (“Arca de Noé”); con la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, la mayor reserva mundial de muestras de cultivos alimentarios. Inaugurado en febrero de 2008 en el archipiélago noruego de Svalbard, en el Círculo Polar Ártico. Ese depósito tiene capacidad para albergar un total de 4,5 millones de muestras. Constituye la colección más grande del mundo de diversidad de cultivos; creada en caso de desastres naturales o provocados por el hombre.

El Arca de microbioma tendría una relevancia semejante. “Estamos enfrentando una creciente crisis de salud global, que requiere que capturemos y preservemos la diversidad de la microbiota humana mientras aún existe”; declaró María Gloria Domínguez-Bello, autora principal y profesora del Departamento de Bioquímica y Microbiología y Departamento de Antropología de Rutgers. “Estos microbios evolucionaron conjuntamente con los humanos durante cientos de milenios. Nos ayudan a digerir los alimentos, fortalecen nuestro sistema inmunológico y protegen contra los gérmenes invasores. Durante un puñado de generaciones, hemos visto una pérdida asombrosa en la diversidad microbiana; relacionada con un aumento mundial en el sistema inmunológico y otros trastornos”.

rincóncubanO. Arca de Noé

Qué es el microbioma humano y cuál es su importancia

El microbioma humano incluye los billones de organismos microscópicos que viven dentro y sobre nuestros cuerpos; lo que contribuye a nuestra salud de muchas maneras. A pesar de que los estilos de vida modernos han promovido el terror a virus y bacterias y los ambientes virtualmente estériles; lo cierto es que no todos los microbios son dañinos. De hecho, el cuerpo humano saludable tiene 10 veces más microbios que células. Se trata de billones de seres vivos que han convivido con nuestro cuerpo a lo largo de la evolución; y que son fundamentales para la vida y la salud humana. Por ejemplo, al nacer el primer contacto hacia el desarrollo de la microbiota es la vía de nacimiento (parto- cesárea); como segundo contacto está el tipo de alimentación que recibimos (pecho materno o fórmula) teniendo durante múltiples variaciones. Al finalizar este primer año el microbioma intestinal forma un perfil característico a del tipo adulto. Además, la falta de exposición a microorganismos en el primer año de edad o los cambios en la composición de la microbiota intestinal por diversos factores; se relaciona con el desarrollo de ciertas enfermedades intestinales y extra.

Algunos órganos del cuerpo humano “no funcionan normalmente sin los microbios asociados”, que ejercen distintas funciones; “desde entrenar al sistema inmune hasta digerir alimentos y producir vitaminas”, explicó Domínguez-Bello.

rincóncuBano. Arca de Noé

Rincóncubano. Arca de Noé

Pérdida de la microbiota y sus peligros

Desde hace varias generaciones, los antibióticos y las dietas procesadas sumadas a los ambientes cada vez más controlados y estériles; han contribuido a una pérdida masiva de la diversidad microbiana. “Las prácticas modernas gracias a las que hemos controlado las enfermedades infecciosas parecen estar teniendo el efecto colateral de afectar a nuestros microbios humanos”; precisó Domínguez-Bello, quien agregó que también “impiden la transmisión de microbios buenos, sobre todo a los bebés”.

Desde principios del siglo XX, las enfermedades y trastornos como la obesidad, el asma, las alergias y el autismo han aumentado dramáticamente; primero en el mundo industrializado y más recientemente en los países en desarrollo. La evidencia científica señala cada vez más las alteraciones de la microbiota durante los primeros años de vida; y las anomalías metabólicas resultantes durante el desarrollo, como un factor contribuyente clave. Los costos de tratamiento para la obesidad y la diabetes han superado el $ 1 billón. Lo que lleva a los autores de este estudio a comparar la pérdida microbiana mundial con el cambio climático en términos de importancia para el futuro de la humanidad.

rincóncUbano. Arca de Noé

Posible solución e importancia del “Arca de Noé”

Tomando en cuenta estas circunstancias, Domínguez-Bello y los coautores de “Arca de Noé”, Rob Knight de la Universidad de California-San Diego; Jack A. Gilbert de la Universidad de Chicago y Martin J. Blaser del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York; dijeron que podría ser posible algún día prevenir la enfermedad reintroduciendo microbios perdidos.

De ahí la importancia de la creación de una reserva mundial para la que se necesitaría un esfuerzo internacional; incluido un financiamiento significativo, para recolectar y almacenar los microbios recolectados en un repositorio global.

Por supuesto, esto solo podría suceder si los investigadores recolectan microbios beneficiosos de poblaciones remotas de América Latina y África; que tienen la mayor diversidad de microbiota antes de que ellos también experimenten los efectos de la urbanización. Las personas que viven en sociedades urbanizadas han perdido una parte sustancial de su diversidad de microbiota; por ejemplo, la flora intestinal de la mayoría de los estadounidenses es la mitad de diversa que la de los cazadores-recolectores de pueblos aislados de la Amazonía.

Una vez recolectados e identificados, los microbios saludables podrían ser “reintroducidos como probióticos” o como “una especie de ‘vacunación’; usando componentes activos, pero no para proteger contra patógenos sino para obtener la función beneficiosa”, indicó Domínguez-Bello.

El artículo publicado hoy “es el primer paso para hacer visible la idea y poder comenzar la campaña de apoyo”; concluyó Domínguez-Bello.

rincóncubAno. Arca de Noé

rincóncubaNo. Arca de Noé

A %d blogueros les gusta esto: