Bohemian Rhapsody (2018)

Ante todo, creo que es importante comenzar con dos puntos relevantes para el lector antes de hablar de Bohemian Rhapsody:

1.Este artículo puede contener spoilers (definitivamente los tendrá) y tal vez quieras ver primero la película antes que leerlo.

2.Personalmente soy fan de Queen, es una de mis bandas preferidas y lo ha sido desde mi niñez. No obstante, haré lo mejor por dar una opinión lo más desprejuiciada posible, sin dejarme llevar por la excelente música… Hablar de la genial banda sonora de esta película me lleva al siguiente punto relevante (¿dije dos? quise decir tres).

3.Si no has visto Bohemian Rhapsody, te recomiendo que la veas. El Oscar en Edición de sonido que se ganó este filme no fue regalado y.… es Queen. Queen = Excelente música, simples matemáticas.

Ahora, en serio.

Como posiblemente cada fanático o fan casual de esta banda británica cuando primero escuché la noticia de que se haría un biopic (película sobre la vida de una persona) sobre la figura de Freddie Mercury y Queen, me hallé sintiendo a partes iguales emoción y ansiedad (creo firmemente que esto le sucede a cualquier fan cuando se enfrenta a una nueva adaptación cinematográfica de cualquier contenido). Emoción por la posibilidad de consumir más contenido, contenido nuevo acerca de este grupo; ansiedad por la posibilidad de que terminara siendo una catástrofe con buena banda sonora. Afortunadamente -en mi humilde opinión -evitamos el peor escenario y definitivamente obtuvimos contenido nuevo; no obstante, como película, Bohemian Rhapsody acabó por ser tenue, poco emocionante y categóricamente no tan arrebatadora como el hombre que fue su musa.

rinconcubano. Bohemian Rhapsody

Opinión de la crítica

Yo sé que los críticos no tienen todas las respuestas -obvio- pero siempre es interesante ver como se mueve la opinión general del sector especializado contrapuesto al grueso del público con cada estreno. Una película puede ser amada u odiada por ambos; elogiada por la crítica y odiada por los espectadores o viceversa. Bohemian Rhapsody no fue ninguna de estas opciones. Con un 61% en el Tomatoemeter de Rotten Tomatoes y un 87% de Audience Score el consenso general es que se trata de una película PG-13, perfectamente entretenida, pero no particularmente profunda. En particular, las palabras de Steve Rose -crítico del periódico “The Guardian” -vienen a mi mente: “se siente menos como una pionera odisea musical que como una banda de covers realmente buena”.

Una vez más, contando nuestras proverbiales bendiciones, no es definitivamente el peor resultado; en particular si tenemos en cuenta que la producción se vio obligada a cambiar tanto el actor protagonista, como el director del filme. Rami Malek tomo el sitio dejado por Sacha Baron Cohen como Freddie, y Dexter Fletcher pasó a dirigir cuando Bryan Singer se vio obligado a retirarse del proyecto.

rinconcubanO. Bohemian Rhapsody

rinconcubaNo. Bohemian Rhapsody

El biopic

Desde el punto de vista de la historia -como cuento, relato, narración- es cierto que este biopic; no alcanza las alturas de su material fuente. Porque material existe: desde el despegue vertiginoso de la banda a la trágica caída de Mercury; fallecido con 45 en noviembre de 1991 debido a complicaciones originadas por el VHI y una bronconeumonía. También están las dinámicas que presentaba Queen con su flamboyante cantante de origen asiático; y sus muy caucásicos y tradicionales integrantes y las reacciones que generaba.

No obstante, la película lucha con una forma fresca de retratar la emoción del ascenso, pero termina sintiéndose más profético; que placenteramente sorpresivo. La historia de Mercury con Mary Austin -quién sería su esposa por varios años; y es interpretada por Lucy Boynton -es fundamental en la narrativa. Nos trae uno de los momentos más conmovedores de la historia: cuando Freddie admite ante ella (y él mismo); sus complejos sentimientos por su esposa y su creciente atracción hacia los hombres. “Te quiero en mi vida” le dice. “¿Por qué?”, es la respuesta.

Como contrapartida tenemos las instantáneas de la relación de Freddie con sus compañeros de banda: el guitarrista Brian May (Gwilym Lee), el baterista Roger Taylor (Ben Hardy), John Deacon (Joseph Mazzello) en el bajo y otros personajes; momentos amenos y divertidos con detalles que nos dejan ver el talento del resto de Queen y que son suficientes para que un espectador se deje llevar y que un fanático de la banda se sienta emocionado. La fuerza de las propias canciones y las anécdotas rodeando su nacimiento y la vida de los músicos: que May escribió We Will Rock You, que Taylor tenía éxito con las mujeres, que Another One Bitesc the Dust fue escrita por John Deacon.

rinconcubAno. Bohemian Rhapsody

Los verdaderos problemas en Bohemian Rhapsody

Pero la crisis del principio de los 80 llega, y con esta se hace más evidente que nunca, que el verdadero problema viene cuando la película se aproxima a la vida privada de Mercury; intentando retratar en un filme PG-13 el estilo de vida R-18 de una estrella de rock.

La forma en la que Bohemian Rhapsody se acerca a la vida de Mercury tras la separación temporal de Queen adolece también del filtro “anti-escándalo” que poseen casi todos los biopics “oficiales”. El desenfreno del periodo se retrata de una forma aburrida y poco impactante; además, la presencia de un claro personaje de “villano” que hace las veces de justificación y chivo expiatorio le da unos incómodos tintes moralistas a la situación. Casi equiparando la homosexualidad de Mercury a un resultado de juntarse con malas compañías.

Parece ser que fue el tratamiento alrededor de estos aspectos que filme propone, así como un supuesto final propuesto por May (Brian May, quien junto a Roger Taylor coprodujo la película) el que selló la decisión de Baron Cohen de retirarse del proyecto. Y permitamos que esta observación nos saque momentáneamente del desarrollo de la trama, y nos lleve a uno de los mejores aspectos del filme.

rinconcuBano. Bohemian Rhapsody

rinconcUbano. Bohemian Rhapsody

Las actuaciones

Más allá de la música, uno de los puntos más altos de Bohemian Rhapsody es, sin lugar a dudas, la actuación de Rami Malek. Hablando con honestidad, cuando fue anunciado Malek en el papel de Mercury mi reacción inicial fue inconformidad. Comparado al resto de los actores que parecen copias de carbón de los integrantes de la banda, Malek no se veía lo suficientemente similar a Freddie. El pesado acento que parecía exagerado, las prótesis dentales que caían directamente en el reino de lo caricaturesco… no obstante, a medida que la película avanza Malek va adentrándose más y más en el personaje. Y con él vamos los espectadores.

El look final con cabello corto y bigote ya nos parece sorprendentemente creíble. Además, Malek mimetiza perfectamente la presencia escénica de Mercury sin darnos a entender que lo está copiando. Es como si naciera en él naturalmente todo el lenguaje no verbal del cantante.

Malek también da al personaje toda la profundidad emocional que puede, y que la narrativa de la historia le niega. Momentos de arrogancia, de ira, de abrumadora vulnerabilidad. La actuación lleva el peso emocional de una trama que toca muchas facetas de la vida de Mercury y de los demonios que lo acosaban, pero no profundiza en ninguno. Esto no quiere decir que los otros actores no hayan sido estelares en sus propios papeles, más allá del parecido físico. En absoluto, las actuaciones en Bohemian Rhapsody son muy buenas, es solo que la película no permite a la mayoría de los personajes más que un desarrollo secundario.

rinconCubano. Bohemian Rhapsody

El gran final

El gran Orson Wells dijo una vez: Si quieres un final feliz eso depende, por supuesto, de dónde termines tu historia. El final de Bohemian Rhapsody no es un final feliz, pero es sin dudas uno de los finales clásicos para este tipo de biopics: un final “redentor”.

Después de tocar fondo Mercury decide poner su vida de vuelta en el “buen camino” tras una visita de Mary. Se deshace del “villano” y su influencia tóxica; se acerca una vez más a su representante y a los demás integrantes de Queen. También afronta sus miedos y recibe la devastadora noticia de que padece de VIH/SIDA y reconecta con Jim Hutton (Aaron McCusker) quien sería su pareja por el resto de su vida. Y todo lleva al gran finale, el momento en que el héroe se redime, en que Queen se presenta en vivo una vez más y es en un concierto histórico. Organizado para recaudar fondos para combatir el hambre en África, este concierto se llevó a cabo simultáneamente en el Reino Unido y EE.UU. con réplicas por todo el mundo: el Live Aid 1985.

La actuación de 21 minutos de Queen en el Live Aid ’85; fue votada como la mejor presentación en vivo en la historia del rock. Mercury dirigió al público varios coros masivos y la nota que sostuvo durante la sección a capella; pasó a ser conocida como “la nota que se escuchó por el mundo”.

rincoNcubano. Bohemian Rhapsody

rincOncubano. Bohemian Rhapsody

Momento más espectacular de Bohemian Rhapsody

La reproducción (resumida) de la actuación de la banda en este concierto; es el momento más puramente espectacular de este filme. Unido a un brillante despliegue técnico que nos hace sentir como si estuviésemos presenciando una transmisión en vivo; los actores brillan en estos instantes y la energía que se transmite logra erizarnos la piel. La innovadora técnica de mezcla de voces empleada durante todo el filme, y la maravillosa edición de sonido; rinden en esta secuencia sus mejores frutos. Como fan de Queen este fue uno de los momentos que más disfruté de toda la película (honestamente; el que más disfruté, punto).

Una presentación electrizante que nos deja con ganas de cantar a voz de cuello junto a los personajes; y que permite a la película cerrar por todo lo alto. Además de cumplir con uno de los aspectos que la producción buscaba desde el principio: tratar muy delicadamente el tema de la enfermedad de Mercury. Al cerrar en el Live Aid, Bohemian Rhapsody evita todo lo que vino después, incluyendo la muerte del cantante.

rinConcubano. Bohemian Rhapsody

Concluyendo

Probablemente lo más trabajoso de escribir este artículo fue escoger un título apropiado. En las redes abunda el uso de títulos de otras canciones de la banda; como alegorías a la opinión del crítico en cuestión. Nombres como “Rami Malek Will Rock You” o “Bohemian Rhapsody: Another One Bites the Dust”; y aunque sentí una clara tentación a emplear un recurso similar, al final no pude decidirme.

Como película no es la gran cosa en realidad; pero es entretenida y sobre un tema  fascinante. Es superficial, pero las actuaciones le dan profundidad y tiene una excelente banda sonora y sonido en general. La recomendaría por el simple hecho de que es sobre Freddie Mercury; pero no creo que la llamaría una excelente película.

Honestamente, consideré titular este artículo “Bohemian Rhapsody: I’m in love with my car” y ver si alguien comentaba o notaba el chiste. Terminé con un nombre simple porque, al final, considero que lo mejor es que todo el que pueda estar interesado; haga un hueco en su agenda para sentarse a ver “Bohemian Rhapsody”. Si eres un fan, te permitirá una nueva experiencia sobre la banda; si no lo eres, será una buena vía para aproximarte a Queen. Y ustedes ¿qué creen? ¿les gustó o no esta película? Me retiro, the Show Must Go On.

Rinconcubano. Bohemian Rhapsody

rInconcubano. Bohemian Rhapsody

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: