Cuba se despide de uno de sus actores más conocidos: Rogelio Blaín

Para el gran público cubano personajes como el tiránico Don Lucio Contreras o el gallardo Enrique de Lagardere; serán siempre una parte del imaginario popular. Ellos, y muchos otros, llegaron a nuestras pantallas encarnados por un reconocido actor radio; cine y televisión: Rogelio Blain. Fallecido el pasado 13 de mayo tras una larga y penosa enfermedad, nuestra isla se despide de un hombre que ganó el reconocimiento de ser uno de los mejores actores de su generación.

Nacido el 24 de agosto de 1944, Blaín siempre soñó con ser actor. La oportunidad para entrar al mundo de las tablas le fue dada -sorpresivamente -en pleno Servicio Militar; al formar parte de sus artistas aficionados. Pero aún mayor fue el asombro cuando en 1966 el director Humberto Solás le solicitó formara parte del filme Lucía. Al dar vida al personaje “Antonio” de la segunda de las historias del filme; Blaín grabó su nombre en uno de los grandes íconos de filmografía cubana.

 

Durante los 70 fue un galán desafiante para el espacio televisivo de las “Aventuras”, y también se hizo conocido como parte recurrente del elenco de novelas y seriales de renombre tales como Los mambises; Marco Polo, Los comandos del silencio, Hermanos, los dramatizados policiacos de Sector 40 y Horizontes abrigaron  su trabajo; y novelas como Tierra Brava y Las huérfanas de la Obrapía también acogieron el talento de este actor.

Su larga y fructífera carrera avala el cariño, el respeto y la admiración de nuestro público, que se despide con pesar; pero que no olvidará la figura de este hombre.

RIncóncubano. Rogelio Blaín

rincóncubano. Rogelio Blaín

Fragmento de Entrevista para Caricatos a Rogelio Blaín
¿Tiene preferencia por algún personaje de los tantos que ha representado?

Hay dos personajes que recuerdo con gran cariño. El primero fue “Enrique de Lagardere”; el cual me dio la oportunidad de hacer dos personajes en el mismo espacio: Lagardere y Esopo. Fue la primera aventura que se grabó en video. El otro fue Lucio Contreras en la novela “Tierra Brava” de Xiomara Blanco. Un personaje donde un actor se puede desempeñar en todas las facetas de la actuación. Estos personajes me dieron muchas satisfacciones, pero a pesar de eso; considero que todavía me queda mucho camino por andar y mucho que aprender en mi trabajo actoral. Esta es una profesión que, considero, nunca se llega al final.

RincóncubAno. Rogelio Blaín

RincóncubaNo. Rogelio Blaín

RincóncubanO. Rogelio Blaín

 

Usted ha trabajado en todos los medios, cine, teatro, radio y televisión. ¿En cuál de ellos se siente más cómodo?

Aunque siempre he dicho que tengo predilección por el cine y la televisión; es en esta última donde mejor me desenvuelvo, debe ser porque por más de 40 años es donde me he desempeñado.

RincóncUbAno. Rogelio Blaín

¿Qué diferencia existe entre la televisión en vivo y ahora con el video? ¿Cree Rogelio Blaín que influya en el profesionalismo de los actores y actrices?

A simple vista existe una gran diferencia entre la televisión en vivo y el video. En la televisión en vivo había pocos ensayos, había que reaccionar de inmediato; no podías equivocarte, tenías que ejercitar la memoria, construir el personaje en todos los aspectos y en muy poco tiempo. Se trabajaba con más tensión, esto por supuesto, al cabo de los años de un entrenamiento que no sólo se revierte en profesionalismo; sino también en disciplina, estudio y voluntad.

El video te da cierta confianza, trabajas más relajado, toda vez que hay mayor preparación. Además si algo quedara mal o no le gusta al director se puede repetir. Esto no quiere decir que sea más fácil; porque siempre que un actor sale a escena tiene que dar todo de sí como si fuera en vivo.

Contenido Presentado por:

Rincón-Cubano. TPublicitOnline. Agencia de marketing y Publicidad.

A %d blogueros les gusta esto: