En Cuba cagamos mucho!!!

Primeramente disculparme con los lectores por la vulgaridad del título; pero precisamente pienso que esas palabras son parte de la idiosincrasia de los cubanos, y vienen perfecto con el tema que trato en este pequeño artículo.

En Cuba cagamos mucho!!!

Todo surge por una vivencia personal; que se repite una y otra vez en nuestro amado país y que inspiraron y me dieron el impulso de compartir estas palabras. Palabras que espero sean interpretadas como lo que son:

“Una crítica constructiva con un toque de humor; con la esperanza de contribuir a la mejora de nuestra Cuba querida”

Varias veces desde que ejerzo la profesión de Trabajador por Cuenta Propia he tenido la necesidad de adquirir papel higiénico. Lo que antes por el poder adquisitivo de mi familia era un lujo, ahora lo veo como una necesidad “porque eso es lo que es”  Precisamente una necesidad a la que todas las familias cubanas deberían poder acceder. Pero bueno; no es el objetivo de este artículo el abordar los problemas y discordancia entre el sueldo medio en Cuba y los precios de productos de primera necesidad en nuestras tiendas. Para eso necesitaría un libro!!!

El problema que quiero abordar en este escrito es la facilidad con la que desaparece de las tiendas el papel higiénico. Nunca hay!!! Y es realmente una molestia para quienes trabajamos más de 10 horas al día (no tenemos tanto tiempo) Cuando vamos quizás a hacer la compra del mes o la semana no encontrar lo que necesitamos.

Me he dado a la tarea de buscar posibles causas de esta escasez; primero pensé:

  • Quizás sea por una mala gestión de las autoridades competentes; por la falta de motivación para trabajar que prima en el sector estatal (mayormente por los bajos sueldos)
  • Tal vez por la incompetencia para ejecutar un plan para la compra y distribución del papel.

Pero no; rápidamente deseché esas ideas. En los altos cargos de las tiendas y cadenas distribuidoras hay personas capaces, graduados universitarios con cursos y capacitaciones incluso en el exterior; personas que más allá de la desmotivación por sueldos que no alcanzan para NADA; se rigen por un código y ética moral que no les permite fallarles al pueblo de Cuba; definitivamente no es por incompetencia o falta de motivación.

Entonces llegué enseguida a la conclusión más lógica posible; esa que me indica que aunque el producto higiénico no se consuma por su elevado precio en comparación al nivel de ingresos en la totalidad de los hogares cubanos es la única explicación razonable:

“En Cuba cagamos mucho”

***Contenido presentado por***

Rincón-Cubano. TPublicitOnline. Agencia de marketing y Publicidad.

 

 

 

 

 

 

Carlos

Joven emprendedor cubano, lleno de sueños y ambiciones. Director del proyecto Rincón-Cubano, con muchas ganas de trabajar y sacarlo adelante. Aficionado de la escritura y amante de este mi país

A %d blogueros les gusta esto: