¿Pisa Cuba el freno en el desarrollo del sector privado o por cuenta propia?

Como ya tratamos anteriormente en esta página -y reconocemos quiénes vivimos aquí-, nuestro país ha experimentado un auge económico considerable en el sector del trabajo por cuenta propia en los últimos años. Con un total de 201 actividades actualmente licenciadas bajo el paraguas de cuentapropismo, este resquicio de propiedad privada acoge tanto a emprendedores, profesionales autónomos, como a simples sobrevivientes. De los negocios particulares más populares y reconocidos a nivel internacional hasta los simples fosforeros, los cuentapropistas han infundido nueva vida al panorama económico nacional. Tanta relevancia y auge han alcanzado estas actividades, que nuestro gobierno aprobó una serie de nuevas medidas para mejorar el control y la regulación del sector. (https://rincon-cubano.com/el-trabajo-por-cuenta-propia-tiene-nuevas-normas-juridicas/)

Ahora, a medida que se acerca la fecha en que se harán válidas las nuevas regulaciones y que los denominados “particulares” van familiarizándose más y más con lo que estas implican; va también creciendo la incertidumbre e inconformidad entre los emprendedores cubanos alrededor de este cambio. El punto radica en que, independientemente de los ajustes y cambios favorables en tanta organización que dichas medidas puedan traer; no dan solución a un número importante de problemas aún no tratados del sector; amén de constituir un freno en muchos otros frentes de este.

rincóncubano. Cuenta Propia

rincóncubanO. Cuenta Propia

¿Contra la acumulación de riqueza?

Idalmis Álvarez, directora de atención y control al Trabajo por Cuenta Propia del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social; define el cuentapropismo como “una actividad económica que lleva muchos años, con muchas modalidades. Desde los noventa se ha actualizado varias veces, con una gran actualización en 2010. No es algo estático, sino un proceso sometido a evaluación y perfeccionamiento. A finales de octubre había registrados 588.916 cuentapropistas, el 13% de la población ocupada”. En su día una auténtica revolución conceptual, hoy es “una opción de empleo que vamos a potenciar; pero de forma ordenada, para mejorar la actividad y el control de la misma”.

¿Por qué el freno? Uno de los aspectos señalados yace en que el gobierno espera -con las nuevas medidas -evitar la acumulación de riqueza. Entre 2009 y 2010, cuando el entonces Presidente Raúl Castro revivió el cuentapropismo como una alternativa seria e importante; en la revivificación de nuestra economía, se esperaba que ayudase a ofrecer una mayor variedad de bienes y servicios a los cubanos; así como que permitiera sacar a miles de personas de las abultadas nóminas estatales. No obstante, se popularizó y se expandió tan rápidamente que se hizo difícil el control. El pasado verano se volvió a plantear una reforma, específicamente se suspendió la emisión de nuevas licencias; en 27 de las 201 categorías de autoempleo. Entre esas áreas estaban las licencias para restaurantes privados, alojamiento y para la industria de confecciones de ropa.

De cafeterías y restaurantes en el trabajo por cuenta propia

El sector de cafeterías y restaurantes es uno de los más representados entre los negocios particulares de la isla. Alcanzando un 9% de las licencias (igual porcentaje que el sector de transporte; o sea, los taxis) y unos 2,000 restaurantes privados. Por otro lado, muchos de los que tenían una licencia de costura estaban revendiendo ropa traída del extranjero; así como alrededor de 22,000 habitaciones de tipo Bed and Breakfast (casas con cama y desayuno).

Ahora bien, en las nuevas regulaciones que se harán válidas en diciembre; esta moratoria sobre la expedición de nuevas licencias se levantará para todas las categorías (salvo unas pocas). No obstante, se limitará a una licencia por persona. Esto afecta mucho a las personas que tenían varias ya en su posesión y negocios ya encaminados; pues han de renunciar a todos menos uno y no se les proporcionará ningún tipo de indemnización. Tampoco existen mecanismos legales para vender dichas licencias y/o negocios. Para de esa forma minimizar el impacto económico sobre el cuentapropista afectado.

No obstante, cabe señalar que dentro de las nuevas medidas también está una reducción de categorías de las licencias. Específicamente se decidió agrupar las 201 actividades vigentes en 123 sin eliminar ninguna de las actividades, sino unificándolas.

Ejemplo: la licencia de servicios de belleza unifica, a partir de ahora, siete actividades, entre las que figuran masajista; peluquera peinadora de trenzas, peluquero tradicional…, mientras que reparador de artículos varios, por solo mencionar otro caso, concentra diez oficios.

Esta nueva distribución será paliativa para muchos; pero no le servirá de ayuda a aquellos que poseían licencias con mucha diferencia de campo. Con las nuevas regulaciones habrá muchos cuentapropistas que deberán tomar decisiones difíciles.

rincóncubaNo. Cuenta Propia

rincóncubAno. Cuenta Propia

Particularizando con algún trabajador por cuenta propia

Un caso específico podemos encontrarlo en Camilo Condis, quién tiene dos licencias: una para alquilar un apartamento de una habitación; que posee en Centro Habana y la otra para trabajar en un restaurante privado en el Callejón de los Peluqueros. Un pequeño callejón donde docenas de personas tienen licencias de cuentapropistas. Ante las nuevas normas él piensa renunciar a su licencia como trabajador privado de restaurante.

No obstante, tanto para Condis como para muchos otros con licencias de alquiler, este no es trabajo de tiempo completo. “¿Debo quedarme sentado en el sofá todo el día porque legalmente no puedo trabajar en otra cosa?”, se pregunta. Condis razonó que las nuevas regulaciones esencialmente eliminan el trabajo a tiempo parcial para muchas personas. “A partir de diciembre, ellos dicen que, si eres peluquero, no puedes trabajar como jardinero porque no tendrás tiempo”, dijo. Muchos de los cuentapropistas con esta licencia de alquiler se ven y verán en la misma posición de Condis; pues con las nuevas regulaciones, no podrá combinarse con otros trabajos por cuenta propia.

Esta regulación también afectará a aquellos que poseían varias licencias de tipo cafetería para eludir un reglamento; que regula los asientos en los restaurantes privados a no más de 50. Si el dueño buscaba atender grupos grandes, a veces sacaba múltiples licencias para un restaurante y una cafetería; y los miembros de su familia también obtenían licencias. “Muy pronto tenían derecho a 200 asientos, y muchos hicieron inversiones para poder acomodar a 200 comensales”, explicó Condis.

¿Triunfo del burocratismo?

Bajo las nuevas reglas, tener demasiados asientos podría resultar en una multa de 1,000 pesos y la posible pérdida de la licencia. Además, también se deja en claro que solo puede haber un restaurante; o un bar o cafetería con licencia por cada dirección, no los tres al mismo tiempo. “Es posible que veamos una nueva ola de matrimonios”, porque uno de los cónyuges puede solicitar una licencia que tuvo que ceder; y la pareja puede seguir administrando los negocios juntos, concluyó Condis.

El economista Richard Feinberg considera que las nuevas regulaciones que comenzarán en diciembre a regir el sector privado en nuestro país dan demasiado poder a los burócratas. Uno de los puntos que se espera arreglar con estas medidas es justamente la presencia de vacíos legales; y la ausencia de reglamentos ordenados y mecanismos de control eficientes en el sector. No obstante, las nuevas regulaciones empujan un poco los límites detallando con impresionante precisión posibles infracciones, sanciones y multas; así como métodos de supervisión y requisitos de rendimiento.

Por ejemplo, las normas para administrar una guardería infantil privada son las siguientes:

La persona que cuide niños debe tener un espacio lo suficientemente grande como para dedicar un mínimo de 21.5 pies cuadrados a cada niño; y poder adjudicar un conjunto de artículos de aseo personal para cada uno de los niños.

Eso incluye un peine, cepillo de dientes, toallas de baño, papel higiénico, cubiertos, tazas y otros artículos; todos etiquetados con el nombre del niño. Y las nuevas reglas especifican que los ganchos para las toallas deben estar un mínimo de 20 centímetros de distancia.

“Es demasiado para un negocio en el hogar”, dijo Feinberg. “El nivel de detalle en algunas de estas regulaciones es bastante inquietante. Lo veo como la venganza del burócrata”.

rincóncuBano. Cuenta Propia

rincóncUbano. Cuenta Propia

¿Qué se puede hacer y que no en el trabajo por cuenta propia?

No obstante, sigue siendo bienvenido el poder tener claro qué se puede y qué no se puede hacer. Lamentablemente, las nuevas reglas no abordan algunos de los problemas que los cuentapropistas esperaban que se tocaran: no hay ninguna disposición sobre el trabajo por cuenta propia entre los trabajadores administrativos; no existen canales legales que permitan a los empleados privados importar directamente para sus negocios; ni tampoco se reconocen sus negocios como entidades legales.

“Hace dos años el gobierno declaró que habría un reconocimiento legal para las pequeñas y medianas empresas. Pero eso no está en ninguna parte de estas regulaciones “, dijo Ted Henken, un profesor de Baruch College; que ha escrito con frecuencia sobre los cuentapropistas. Otra gran preocupación de los cuentapropistas: tampoco se aborda la escasez de mercados mayoristas.

¿El mercado mayorista?

La artesana Yami Palomba, cuentapropista desde hace veinte años, se lamentó por la subida del precio de la licencia y; sobre todo, por la falta de insumos. “El Estado se ha dado cuenta de que uno de los principales sustentos de la economía del país éramos nosotros; y nos aumentó las tarifas. Pero para los pequeños es más inversión que ganancia. Tenemos que recurrir al mercado minorista como cualquier otro cubano; y eso reduce el margen de beneficio y fomenta la especulación. Por eso, junto a cuentapropistas que se han hecho ricos, son más los que han fracasado”, explicó.

La falta de recursos ha impulsado a muchos a encontrar soluciones creativas y a menudo muy exitosas. Ese es el caso de la pareja formada por la cubana Idania del Rio y la española Leire Fernández, propietarias de la marca de ropa Clandestina; a quienes la falta de materia prima impulsó a reutilizar prendas usadas. Fundado en 2015, el negocio emplea hoy a 30 personas, desde costureras a impresores o especialistas en marketing digital; cada uno de ellos con su respectiva licencia cuentapropista. Su tienda, en la Habana Vieja, es destino obligado para turistas, y en el exterior cosecha gran éxito en EEUU. A tal punto de colaborar con Google, con quien hace unos días realizó un desfile en La Habana.

crincónCubano. Cuenta Propia

Rincóncubano. Cuenta Propia

riNcóncubano. Cuenta Propia

Comentarios

“Aprendemos e innovamos, vamos a palo de ciego. Mandamos al responsable de comercio electrónico a hacer un curso de marketing a Miami; y nos surtimos de algodón en una cooperativa de Carolina del Norte. Todo lo hacemos nosotros: compramos, producimos, vendemos”, explicó Fernández; que se encarga de la vertiente internacional de la marca pues, siendo española, puede sortear mejor el bloqueo de EEUU.

“La dificultad inicial de reutilizar ropa de segunda mano, que planteaba complicaciones a las costureras; se ha convertido en la filosofía del proyecto. Hemos hecho de la dificultad provecho, algo por otro lado muy cubano”, explicó la joven diseñadora cubana. Del Río descubrió en un viaje a Uruguay en 2004 “una economía emergente, creativa, joven e impulsada por Internet. Me dije ‘por qué no hacer eso en Cuba’, y ese fue el estímulo para crearlo aquí”.

Todos los cubanos son emprendedores, tengan o no licencia, coincidieron las creadoras de Clandestina, que vende vanguardistas líneas de ropa y accesorios y trabaja con cooperativas locales “para crear tejido social en una isla con mucho potencial, y para evitar que los jóvenes se vayan. Ganar dinero es el medio para conseguir todo eso”. “El cuentapropismo está siempre innovando, no hay ninguna área de confort y vas a salto de mata”, añadió Fernández.

Precisiones finales sobre el trabajo por cuenta propia

El miedo a una presunta riqueza excesiva de los emprendedores, que para muchos está tras el freno al sector; no debería asustar al Estado, opinó la pareja de trabajadores por cuenta propia. “No se puede luchar contra la riqueza, sino contra la pobreza. Está bien regularizarlo todo, que todo sea legal, pero no se puede generar desánimo; porque es el peor ambiente para el cuentapropismo”.

Buenas o malas, las nuevas regulaciones han sido aprobadas y pronto serán puestas en vigencia. El gobierno planea llevar a cabo seminarios sobre las regulaciones, y 2 millones de copias de la Gaceta Oficial se imprimirán y distribuirán de forma gratuita. Después de la entrada en vigor de las medidas en diciembre; los cuentapropistas tendrán 90 días para ajustar sus negocios a la nueva realidad.

rincón-cubanO. Cuenta Propia

rincón-Cubano. Cuenta Propia

Carlos

Joven emprendedor cubano, lleno de sueños y ambiciones. Director del proyecto Rincón-Cubano, con muchas ganas de trabajar y sacarlo adelante. Aficionado de la escritura y amante de este mi país

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: