VIH-SIDA: origen y teorías conspirativas de una pandemia

A principios de la década de los 80 los científicos del Centro para el Control de Enfermedades de los EE.UU. llegaron a la conclusión de que algo sumamente extraño estaba sucediendo en el panorama médico de la nación. El CDC (por sus siglas en inglés) estaba recibiendo un número inusualmente alto de reportes referidos al Sarcoma de Kaposi (una forma rara de un cáncer relativamente benigno que afecta principalmente a personas mayores), como así también numerosos casos de la neumonía Pneumocystis carini. Lo que causaba mayor sorpresa era que los pacientes eran hombres jóvenes, sin antecedentes de terapia inmunosupresora y homosexuales.

Los primeros casos se detectaron entre homosexuales de Nueva York y California y pronto se detectaron también casos entre drogadictos por vía intravenosa y receptores de transfusiones de sangre. En 1982 quedó claro que el mundo estaba enfrentando una nueva epidemia y se le dio nombre a esta enfermedad: síndrome de inmunodeficiencia adquirida. No mucho después se identificó al VIH (Virus de inmunodeficiencia humana) como el responsable de la epidemia.

El SIDA (AIDS, por sus siglas en inglés), se convirtió rápidamente en una pandemia que ha segado millones de vidas por todo el globo, y su cuenta de cuerpos continúa creciendo. No es por falta de interés de parte de la comunidad médica y científica internacional. El SIDA no es, en absoluto, una de las conocidas “enfermedades huérfanas”. De hecho, desde su descubrimiento hasta hallar un tratamiento efectivo transcurrieron menos de dos décadas.

rincóncubano. VIH

VIH: Enfermedad que ha provocado disímiles muertes

Con los tratamientos el SIDA pasó de ser una sentencia de muerte absoluta (rápida y deteriorante en muchos casos), a ser una dolencia crónica (y contagiosa) y cuyas víctimas pueden alcanzar altas expectativas de vida. Si el tratamiento es adecuado, claro.

Pero el siguiente paso, conseguir curarla, no está resultando tan sencillo. De las tres grandes pandemias actuales (tuberculosis, sida y malaria) es la única para la que no hay remedio. Mientras tras un brote de ébola que segó la vida de 11.300 personas se aceleraron las investigaciones y, en meses, se halló una vacuna efectiva, después de más de 34 millones de muertes no existe inmunización para el VIH. El virus de la inmunodeficiencia humana es uno de los patógenos que presenta la mayor capacidad de cambiar genéticamente y evadir la respuesta inmunológica. Si bien se vienen dando importantes avances en los campos de la Biología Molecular, la Inmunogenética, la Farmacología, la Salud Pública y otras disciplinas complementarias, aún no se logra hallar la cura para la enfermedad. Es un virus distinto a todos los que hemos conocido hasta ahora.

Un virus tan letal y una pandemia tan extendida son, por supuesto, propensos a atraer la atención y el imaginario popular de formas variadas y variopintas.

rincóncubanO. VIH

Los protocolos de los sabios de Sion y conspiraciones sociopolíticas

Hace más de un siglo se publicó el panfleto antisemita “Los protocolos de los sabios de Sión” donde se detallan los planes de una gran conspiración sionista para dominar el mundo. No, no hemos cambiado de tema o de artículo, este no es más que un ejemplo de nuestro próximo punto: las conspiraciones que se han imaginado alrededor de la enfermedad.

Desde las tempranas fechas de “Los Protocolos”, cada año aparecen decenas de libros que descubren complots urdidos en la sombra por poderes ocultos, y revelan siniestros planes de dominación hegemónica, o conspiraciones para encubrir eventos que cambiarían el curso de la historia.

¿Quién mato al John F. Kennedy? ¿Elvis está vivo? ¿Qué pasó realmente en el vuelo 103 de Pan Am? La historia está plagada de sucesos nunca esclarecidos que dejaron en vilo a quienes la “versión oficial” de los sucesos históricos nunca los convencen.

Las incontables teorías conspiratorias responden a sesgos cognitivos humanos y explotan sentimientos paranoicos que nos mueven a creer que detrás de las explicaciones naturales yace una compleja trama de causas e intereses ocultos. El apetito popular por esta clase de literatura ha generado un negocio multimillonario que compite con la industria de libros de autoayuda y con todas las publicaciones esotéricas que regularmente encuentran su camino hacia las librerías de los aeropuertos.

En ese espíritu, el VHI-SIDA ha inspirado varias teorías conspirativas que corren por todo el amplio espectro, desde la ignorancia hasta el más profundo cinismo y suspicacia.

rincóncubaNo. VIH

rincóncubAno. VIH

¿VIH como castigo divino?

Llega a sorprender el hecho de que, en este día y fecha, algunos fanáticos afirmen aún el hecho de que esta pandemia apareció como un “castigo divino” para aquellos que exhibían una conducta sexual promiscua o “desviada”; basando sus afirmaciones en la procedencia demográfica de los mayores grupos afectados primero. Esta no es tanto una teoría conspirativa como una interpretación cruel e insidiosa de datos escogidos a mano para servir la opinión de sus defensores. No aporta nada concreto sobre el origen o la enfermedad en sí, sino que se limita a juzgar a sus víctimas como culpables y se “lava las manos” respecto horrores tales como las muertes infantiles por la pandemia.

Por otro lado tenemos al Negacionismo. El negacionismo del VIH/sida es la creencia, contraria a la concluyente evidencia médica y científica, de que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Algunos negacionistas rechazan la existencia del VIH, mientras que otros aceptan que el VIH existe pero sostienen que es un inofensivo virus pasajero que no causa el sida. Si es que los negacionistas reconocen el sida como una enfermedad real, lo atribuyen a alguna combinación de conducta sexual, drogas recreativas, desnutrición, mala higiene, hemofilia o efectos de los fármacos utilizados para tratar la infección del VIH.

Otra teoría conspirativa, mucho más descarnada y cínica, que cuenta con un apoyo bastante extendido en el público internacional, específicamente en la comunidad afroamericana estadounidense; es la teoría de que el SIDA es realmente consecuencia de un patógeno creado en laboratorios del gobierno norteamericano con fines poco éticos. Esta teoría en sí misma tiene diferentes variables.

Continúan las teorías sobre el surgimiento del VIH

La noción más extendida apunta hacia una limpieza étnica por parte del gobierno de los Estados Unidos; específicamente para acabar con la población negra (y la población homosexual) del país. Esta teoría tiene sus antecedentes en hechos reales tales como los estudios de Tuskegee. Este fue un estudio clínico gubernamental llevado a cabo entre 1932 y 1972 en Tuskegee, Alabama, que pasó a la posteridad como un ejemplo de racismo en la medicina y de total ausencia de ética científica. Sin conocer la naturaleza de los exámenes, unos 400 ciudadanos negros fueron usados como conejillos de Indias para investigar el progreso de la sífilis. A cientos los dejaron empeorar y morir, pese a que en 1947 se descubrió que la penicilina curaba la enfermedad.

Las víctimas de Tuskegee, en su mayoría analfabetos, creían que eran estaban siendo tratados contra la “mala sangre” a cambio de comida, análisis e incluso un entierro gratis. El experimento duró hasta 1972, cuando la prensa reveló el escandaloso asunto. En mayo de 1997, el entonces presidente Bill Clinton emitió una disculpa oficial y admitió que aquello fue vergonzoso, racista y moralmente equivocado. Pero el daño estaba hecho, sobre todo para la credibilidad del gobierno.

RincónCUbano. VIH

¿Plan de destrucción de la raza negra?

Así pues, cuando en 1981 comienza a expandirse el SIDA, comenzaron los rumores sobre la presunta relación del virus con un plan para destruir la raza negra. El supuesto biólogo alemán Jacob Segal afirmó en 1986 que el VIH fue sintetizado en una base militar e inoculado a presos comunes. A su vez, el activista estadounidense Boyd E. Graves aseguró que su gobierno se alió con ciertas compañías farmacéuticas para introducir una modificación del virus bovino Visna en vacunas contra la hepatitis B, suministradas a gays y negros en New York y San Francisco. Algunos acusaron a la Organización Mundial de la Salud de contribuir a la propagación del VIH en África, enmascarado en un programa para erradicar la viruela.

Otra de las variaciones de esta teoría está asociada a la Guerra Fría, y defiende que el VIH SIDA fue desarrollado en instalaciones biológicas militares de la base de Fort Detrick (Maryland, EE.UU.) en 1972 por el Pentágono, como un arma para eliminar los elementos de la sociedad innecesarios y la extensa población del Tercer Mundo. Esta teoría se puede encontrar en varias páginas online y nace de los supuestos testimonios de un tal Coronel Milton William Cooper, un Alto Oficial de la Inteligencia Naval Militar de EE.UU, (Office of Naval Intelligence ONI) división administrativa que forma parte de la Corporación de Inteligencia de los Estados Unidos.

¿VIH inducido por vacunas?

Según esta teoría, el nombre militar del proyecto que desarrolló el HIV SIDA es MK-NAOMI, y el continente africano fue inicialmente infectado a propósito con el patógeno, a través de la vacuna contra la viruela en 1977 (lo cual contribuye a las teorías contra la OMS). Además, declara que la población pobre de los EE.UU. fue infectada en 1978 con la vacuna contra la hepatitis B a través de los Centros para el Control de Enfermedades y el Centro de Sangre de Nueva York. Supuestamente esto se llevaría a cabo, no solo por una victoria política, sino porque un informe predecía la escasez de recursos a nivel global y esta sería una forma de reducir la población internacional. Solo a la élite vinculada con su creación se les proporcionaría la cura.

Sin embargo, las alegaciones de este testimonio de que se trata de “un  agente biológico invisible sintético que no existía de forma natural y para el cual ninguna inmunidad natural pudiera ser adquirida” dan al traste con el conocimiento científico actual del funcionamiento de este virus.

rincóncUbano. VIH

rincónCubano. VIH

Consenso científico sobre el origen

Como mencionamos anteriormente, el SIDA fue descubierto en 1981 cuando médicos estadounidenses empezaron a observar que había grupos de pacientes con enfermedades muy poco comunes. El SIDA se desencadena a partir de un virus que se transmite mediante el contacto directo con fluidos corporales infectados. El virus provoca una inmunodeficiencia en el organismo al atacar a un tipo de glóbulos blancos que son los que ayudan a combatir las infecciones. Dado que generalmente quien contrae SIDA padece varias enfermedades a la vez, y no una sola, al hablar del SIDA decimos que es un síndrome. El virus se denomina VIH (virus de inmunodeficiencia humana).

El sexo sin protección es la principal vía de contagio del VIH, que ataca a un tipo de glóbulo blanco llamado CD4. Una vez dentro del organismo, el virus se reproduce con rapidez y finalmente son miles de millones los que invaden el cuerpo. El sistema inmunológico entonces se debilita y el cuerpo y el virus libran una encarnizada batalla. Durante la batalla miles de millones de células CD4 pueden llegar a destruirse en un sólo día. Al reducirse el número de células defensoras, el sistema inmunológico empieza a fallar y hacen su aparición infecciones oportunistas como la tuberculosis.

Origen y consenso en la comunidad

Pero, ¿cuál es su origen? El consenso en la comunidad científica internacional apunta a África, donde monos y simios albergan un virus similar al VIH llamado SIV (virus de inmunodeficiencia en simios, con siglas en inglés). Existe el VIH-1, virus responsable de la epidemia, cuya mayor frecuencia se verifica en las personas que habitan las regiones central y oriental de África. La comunidad científica concuerda en que proviene de un agente viral que infecta a varios primates africanos, particularmente a monos verdes y mandriles. Este agente viral se denomina SIV (Simian Immunodeficiency Virus, virus de la inmunodeficiencia de los simios) y afecta pero no mata a los primates. También existe el VIH-2, confinado a las zonas costeras del oeste de África, menos virulento que el anterior y que proviene del SIVsm, otro virus de inmunodeficiencia de los simios que está ampliamente difundido entre los monos mangabey.

Los científicos consideran que la enfermedad llegó inicialmente a los seres humanos a través de chimpancés salvajes que viven en África central; pero sigue siendo una incógnita cómo pudo la enfermedad cruzar la barrera de las especies. Los investigadores sitúan el origen del virus en humanos alrededor de 1930 basándose en cálculos científicos sobre el tiempo que tardarían las distintas cepas del VIH en evolucionar. Para poder rastrear el origen de la epidemia, se analizaron numerosas muestras de sangre que estaban almacenadas en diferentes lugares del planeta. La más antigua correspondió a un hombre que murió en 1959 en la República Democrática del Congo (ex Congo Belga). Lamentablemente se han conservado muy pocas muestras anteriores a esa fecha, por lo cual no puede establecerse con precisión la fecha de los primeros fallecidos debido al SIDA.

rincóNcubano. VIH

rinCóncubano. VIH

¿VIH provocado por chimpancés infectados?

Hasta el momento la teoría más extendida respecto a cómo el SIV evolucionó en VIH es la de que se contrajo a partir de personas que cazaron o comieron chimpancés infectados, pero eso no explica mucho. Existen tres hipótesis importantes en la comunidad científica respecto a la aparición del VIH, sin embargo todas ellas están sujetas a importantes objeciones.

Hipótesis 1

El surgimiento del SIDA fue por azar. Tal vez la transmisión del mono al ser humano es un proceso relativamente ineficiente y de baja probabilidad. Tal vez la mutación de los SIV a los VIH también son sucesos inusuales, de muy baja probabilidad. A pesar de ello y simplemente por azar, la transmisión entre las especies (o la mutación) ocurrió por primera vez en el siglo XX. Hay antecedentes de enfermedades virales que aparecen súbitamente; infectan a miles de personas y luego desaparecen tan súbitamente como habían aparecido. ¿Acaso el SIDA no podría ser una de ellas? Sin embargo, resulta muy poco factible que por azar dos virus del tipo SIV muten en forma independiente a los del tipo VIH en tan corto lapso de tiempo; cuando desde hace miles de años los africanos han estado expuestos al contagio con sangre de primates.

Hipótesis 2

Siempre existió la transmisión del mono al hombre, pero no estaban dadas las condiciones para que la epidemia se extienda. En el África rural, la mayoría de sus habitantes vivían en pequeñas aldeas desarrollando una vida sedentaria. Por lo tanto, aquellos contagiados por el mono sólo transmitían la enfermedad a unos pocos familiares o vecinos y las sucesivas muertes no llamaban la atención en un “microcosmos” donde las expectativas de una larga vida eran muy bajas. Cuando comenzó el proceso de urbanización y la gente migró a las ciudades, aparecen la prostitución en gran escala; las enfermedades venéreas y el uso repetido de jeringas hipodérmicas. En resumen, se dan las condiciones apropiadas para la transmisión de la enfermedad.

Es una hipótesis plausible pero tiene sus defectos porque la historia del continente africano está colmada de acontecimientos que pudieron dispersar la enfermedad durante los últimos 10 siglos: el movimiento de miles de soldados durante la Primera Guerra Mundial en las regiones más afectadas; el surgimiento del imperio Zulú (Siglo XIX) que se tradujo en la migración de millones de personas desde Tanzania hasta Sudáfrica; el transporte de millones de esclavos. Con destino final las plantaciones del sur norteamericano, por parte de los traficantes árabes durante los siglos XVIII y XIX; más atrás en el tiempo, los bantús y otras tribus libraron tremendas batallas con sangre en abundancia e inevitables violaciones a las mujeres de los derrotados. Por lo tanto, si el VIH existe desde hace mucho tiempo atrás, ¿por qué no se extendió la epidemia?

Hipótesis 3

Si no fue por azar y tampoco por la mejora en las “condiciones logísticas”; sólo resta suponer que se debió a una mejora en las condiciones de transmisión desde el mono al ser humano. Se sabe que las vías más eficientes de transmisión del SIDA son la transfusión de sangre y la inoculación de tejido infectado. Ambas técnicas sólo se utilizaron en forma masiva a partir del siglo XX; y sólo había que rastrear programas científicos que incluyeran estas técnicas y la presencia de monos y humanos. Las principales sospechas recayeron sobre los siguientes tres programas:

En 1922 se realizó un experimento con transfusión de sangre de chimpancés, monos mangabey y otros primates en seres humanos con el objetivo de obtener una cura para la malaria. Pudo ser el origen del SIDA pero se lo desestimó al comprobar que la mayoría de los receptores vivía en Europa o Estados Unidos.

Alrededor de los años 30, un científico propuso una exótica teoría: se podía detener el envejecimiento mediante el injerto de los testículos de un hombre joven en un congénere de mayor edad. Era lógico que no se encontraran voluntarios para tal experimento; motivo por el cual se recurrió a testículos de monos o chimpancés. Pocos años después se detuvo el experimento ante el absoluto fracaso del mismo; se lo intentó ligar al origen del SIDA pero nuevamente se comprobó que la mayoría de los receptores no vivían en el continente africano.

riNcóncubano. VIH

rIncóncubano. VIH

Tercer programa científico y sus objetivos

El tercer programa científico masivo sospechado de ser el origen de la epidemia se desarrolló entre 1957 y 1958; con el objetivo de encontrar una nueva vacuna contra la poliomielitis, alternativa a la desarrollada por Jonas Salk. Parecía factible porque se usaron riñones de mono durante el experimento; sin embargo, como la primera muerte está claramente fechada en 1959 y hay aproximadamente 10 años entre la infección y la muerte; no resulta probable que este programa tampoco haya sido el responsable.

Independientemente, el origen del SIDA continúa siendo un misterio sin resolver cuya solución excede el campo académico por, al menos; tres importantes razones:

  1. el conocimiento preciso del origen podría ser fundamental para el desarrollo de una vacuna; o de mejores tratamientos para los pacientes infectados.
  2. podría ayudarnos a establecer pautas para una “alerta temprana” relativo a un nuevo virus o mutación.
  3. permitiría eliminar definitivamente las teorías conspirativas que pueden afectar negativamente la conciencia colectiva de esta enfermedad.

Rincóncubano. VIH

RincóncubanO. VIH

El negacionismo y otros peligros mortales

“Los protocolos de los sabios de Sion” son una falsificación de la Ojrana, la policía secreta zarista. El folleto fue publicado por primera vez en 1902 en la Rusia zarista, y su principal objetivo era justificar ideológicamente los linchamientos (y expropiaciones) masivos; que sufrían los judíos en el régimen. El texto pretendía ser la transcripción de unas supuestas reuniones de los “sabios de Sion”; en la que estos sabios detallan los planes de una conspiración judeo-masónica. Dichos planes consistían en el control de la masonería y de los movimientos comunistas; en todas las naciones de la Tierra, y tendría como fin último hacerse con el poder mundial.

Distintas interpretaciones acerca de su autenticidad o fraude continúan circulando hoy en día, especialmente por Internet. Mientras que en 1921 el diario británico The Times señaló que se trataba de un “torpe plagio” de la obra “Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu”; del autor Maurice Joly y en la que se critica el gobierno de Napoleón III. Lo cierto es que “Los Protocolos” son la publicación antisemita más famosa y ampliamente distribuida de la época contemporánea. Este panfleto ha sido utilizado ampliamente para inculcar el odio a los judíos por individuos y grupos antisemitistas. Personas como Joseph Goebbels (ministro de propaganda nazi) quien, durante el apogeo de la Segunda Guerra Mundial; proclamó que “Los protocolos de los sionistas son tan actuales hoy como lo fueron el día en que fueron publicados por primera vez”.

Y es que cada una de las teorías conspirativas que afloran en las diversas plataformas y medios de comunicación; viene con su propio potencial. Si para bien o para mal es algo que solo el tiempo y sus consecuencias pueden determinar.

Datos que da la comunidad científica

Tomemos como ejemplo al Negacionismo. El consenso científico es que la evidencia que demuestra que el VIH es la causa del sida es concluyente;​ y que las afirmaciones de los negacionistas del VIH/sida son pseudociencia basada en teorías conspirativas.​ Razonamiento defectuoso, cherry picking y tergiversación de datos científicos en su mayoría obsoletos.​Con el rechazo de estos argumentos por la comunidad científica; el material de los negacionistas del VIH/sida está actualmente dirigido a un público científicamente menos sofisticado. Todo ello se difunde fundamentalmente a través de internet.

A pesar de su falta de aceptación científica, la negación del VIH/sida ha tenido un impacto político significativo; sobre todo en Sudáfrica bajo la presidencia de Thabo Mbeki. Los científicos y los médicos han dado la señal la alarma en el costo humano del negacionismo del VIH/sida; el cual desalienta a las personas VIH positivas utilizar tratamientos de eficacia demostrada.​ Los investigadores de salud pública han atribuido 330 000 a 340 000 muertes por sida; junto con otras 171 000 infecciones y 35 000 infecciones infantiles por el VIH. Al ex abrazo del negacionismo del VIH/sida por el gobierno de Sudáfrica.​ El uso interrumpido de tratamientos antivirales es también una gran preocupación mundial; ya que potencialmente aumenta la probabilidad de la aparición de cepas del virus con resistencia a antivirales.

RincóncubAno. VIH

Declaración de Durban sobre el VIH

En julio de 2000, más de 5000 científicos firmaron una declaración, conocida como Declaración de Durban; en respuesta a los negacionistas del sida, reafirmando el consenso científico de que el VIH es la causa del sida. La declaración tuvo como objetivo difundir en lenguaje comprensible la información mejor contrastada sobre el asunto.

Participaron de la declaración varios premios Nobel y directores de institutos de investigación; academias y sociedades médicas, que incluyen a la Organización Europea de Biología Molecular, el Instituto Pasteur; la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido, el Instituto Max Planck, la Sociedad del Sida de India; el Instituto Nacional de Virología de Sudáfrica, la Sociedad de Clínicas de VIH de África del Sur; el Instituto de Medicina de Estados Unidos, la Sociedad Real de Londres y la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. entre otros institutos y organizaciones. Para una mayor transparencia, se requirió que no firmaran científicos vinculados a la industria farmacológica.

La declaración, que fue publicada en la revista Nature; afirma que aunque todavía existen varios aspectos de la enfermedad que se desconocen. La información que establece la relación causal entre el VIH y el sida es contundente:

–    Los pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida, sin importar dónde vivan, están siempre infectados con el VIH.

–    Si no realiza un tratamiento, la mayor parte de la población con VIH muestra síntomas del sida al cabo de un tiempo; que varía entre 5 y 10 años después del contagio. La infección se identifica en sangre mediante la detección de anticuerpos, secuencias genéticas o aislamiento viral. Estos test son tan efectivos como los usados para detectar otras infecciones virales.

Más sobre la declaración

–    Las personas que reciben sangre contaminada o productos sanguíneos contaminados con VIH desarrollan sida; mientras que aquellos que reciben sangre o productos sanguíneos no contaminados no desarrollan la enfermedad.

–    La mayor parte de los niños que desarrollan la enfermedad nacen de madres infectadas con VIH. A mayor carga viral en la madre aumentan las probabilidades de que el bebé se infecte.

–    En pruebas in vitro, el VIH infecta el mismo tipo de células de la sangre (linfocitos CD4);  que la enfermedad ataca en los pacientes con sida.

–    Las drogas que impiden la replicación del VIH in vitro; también reducen la carga viral en humanos y retrasan o impiden la aparición del sida. Cuando está disponible, el tratamiento reduce la mortalidad por sida en más de un 80%.

Aunque los negacionistas del sida no han conseguido ningún apoyo significativo de la comunidad científica ―donde la evidencia de que el VIH causa el sida se considera concluyente― el movimiento ha tenido un impacto significativo en la esfera política. El punto culminante de este impacto se produjo cuando el entonces presidente de Sudáfrica (entre 1999 y 2008); Thabo Mbeki se adhirió a las tesis negacionistas. Se considera que el consiguiente rechazo gubernamental a proporcionar tratamientos efectivos contra el VIH en Sudáfrica; provocó cientos de miles de muertes debido al sida.

RincóncuBano. VIH

RincóncUbano. VIH

Ausencia de una cura definitiva y esperanzas

En 2007, un joven estadounidense que vivía en Berlín se convirtió en un milagro de la medicina moderna cuando; 12 años después de que le diagnosticaran VIH, el virus desapareció repentinamente de su cuerpo. Timothy Ray Brown había sido diagnosticado con leucemia y recibió un trasplante de células madre como tratamiento. Resultó que su donador de células madre tenía una rara mutación genética conocida como CCR5-delta 32; que dio a Brown resistencia a la infección por VIH. Brown pasó a ser conocido como “el paciente de Berlín”. Diez años más tarde, sigue siendo la única persona que alguna vez se ha curado del VIH.

A pesar de los increíbles avances en biomedicina, la verdadera cura para el VIH sigue sin encontrarse. Los medicamentos antirretrovirales han convertido el VIH en una enfermedad manejable en lugar de una sentencia de muerte. Pero el VIH se integra permanentemente en el genoma de una célula infectada y luego se esconde, inactivo; en el cuerpo, lo que hace que sea casi imposible de erradicar. Desde la década de 1980, los investigadores han guardado la esperanza de que la terapia génica; en la que se altera el material genético del cuerpo, proporcionase una nueva vía para tratar el VIH; y tal vez incluso una cura. El caso de Brown hizo que muchos en el campo se sintieran optimistas; pero los científicos aún no saben exactamente cómo funcionó su cura.

Un nuevo estudio publicado en diciembre de 2017 en PLOS Pathogens mostró una nueva vía potencial para curar el VIH; aunque también destaca las dificultades extremas que enfrentan los investigadores.

RincóNcubano. VIH

Opinión especializada

“Efectivamente, solo hemos curado a un paciente”, explicó Scott Kitchen, el autor principal del estudio de la UCLA. “Pero eso proporciona muchas esperanzas”.

Durante el nuevo estudio, los investigadores se basaron en el tratamiento de Brown; con la esperanza de estimular el sistema inmune del cuerpo con células madre diseñadas para combatir el VIH. En primer lugar, diseñaron células madre formadoras de sangre para transportar genes que transforman las células en exterminadoras capaces de detectar; y destruir las células infectadas por VIH cuando aparecen en el cuerpo. La técnica funciona secuestrando la misma molécula, CD4; que permite que el VIH se una a la superficie de la célula; y usándola como señal para unirse al VIH y matarlo. Esas células madre fueron puestas en los cuerpos de dos primates a través de un trasplante de médula ósea. Es una forma de tratamiento conocida como inmunoterapia CAR-T.

“El VIH daña la respuesta inmune celular, eso es lo que lo hace tan efectivo”, declaró Kitchen. “Entonces, para poder eliminarlo de manera efectiva, necesitamos una respuesta inmune efectiva. Estamos proporcionando eso”.

CAR-T había demostrado ser prometedor en el tratamiento del VIH antes, pero con este nuevo enfoque. Los investigadores descubrieron que los cuerpos de los primates seguían produciendo las células que expresan el CAR por más de dos años; después de la infusión inicial sin ningún efecto adverso. Esto arroja esperanzas sobre una solución a largo plazo que podría reducir la dependencia de una persona a los medicamentos antivirales y potencialmente, incluso erradicar por completo el VIH del cuerpo; atacando al VIH que acecha latente en los reservorios del cuerpo cada vez que vuelva a la vida.

RinCóncubano. VIH

Más de Kitchen sobre el VIH

“Creemos que es el componente de una cura, usado en combinación con algo así como la terapia antirretroviral”, dijo Kitchen. “Esto sugiere que una cura es efectivamente posible”.

En los últimos años también ha habido algunos avances prometedores en la eliminación del VIH, pero hasta ahora; los investigadores habían logrado principalmente curar el VIH en ratones. A principios de este año; científicos de la Universidad de Temple utilizaron CRISPR para eliminar el ADN del VIH de los ratones. Se están llevando a cabo varios ensayos clínicos para tratar de curar a humanos con VIH a través; de combinaciones de terapias génicas y de células madre, pero no está claro si realmente funcionarán a largo plazo.

En el caso de la nueva investigación de la U.C.L.A. el mayor obstáculo es descubrir la forma más efectiva de trasplantar; el menor número de células madre posible en el cuerpo de un paciente infectado. Idealmente, les gustaría desarrollar algo así como una vacuna que no requiera un procedimiento invasivo como el trasplante de médula ósea; pero por ahora, ese pensamiento es mayormente “ciencia ficción”. Aun así, dice Kitchen, es probable que los ensayos clínicos para el nuevo enfoque; estén a solo dos o tres años de distancia.

La cura podría no estar a la vuelta de la esquina. Pero, por primera vez, está empezando a verse en el horizonte.

RIncóncubano. VIH

RIncóncubano. VIH

Carlos

Joven emprendedor cubano, lleno de sueños y ambiciones. Director del proyecto Rincón-Cubano, con muchas ganas de trabajar y sacarlo adelante. Aficionado de la escritura y amante de este mi país

A %d blogueros les gusta esto: