Virgin Galactic marca un hito en la historia cosmonáutica

El pasado jueves 13 de diciembre de 2018 marcó un hito en la historia de la cosmonáutica. Pues de la mano de la empresa Virgin Galactic, se logró por primera vez realizar un vuelo comercial tripulado al espacio. Ahora les contamos los detalles.

Bienvenidos al espacio

Un vuelo de prueba de la aeronave SpaceShipTwo, de Virgin Galactic salió el mencionado día del Puerto aéreo y espacial Mojave, al norte de Los Ángeles. SpaceShipTwo fue lanzada unida a otra aeronave poco después de las 10:00 am con dos pilotos de prueba en los controles. El portaaviones WhiteKnightTwo, fue el encargado de llevar al pionero avión espacial y de lanzarlo poco después de alcanzar los 1310,64 km de altitud. Tras desacoplarse de WhiteKnightTwo, SpaceShipTwo encendió sus motores de cohete y pronto alcanzó una velocidad 2,9 veces más rápida que la del sonido, o sea, 2.9 Mach. Los cohetes ardieron por 60 segundos antes de ser apagados, permitiendo a la nave deslizarse hasta la cima de su vuelo que alcanzó una altitud aproximada de 82,3 km. SpaceShipTwo llegó al espacio a las 11.02am.

“SpaceShipTwo, bienvenida al espacio”, tuiteó la cuenta oficial de la compañía.

Durante el vuelo, los pilotos experimentaron la ingravidez y lograron ver la curvatura del planeta. Después de alcanzar el espacio SpaceShipTwo comenzó un descenso ralentizado y estabilizado por una tecnología única y luego regresó a una configuración normal de vuelo antes de aterrizar en el aeropuerto de Mojave del que había despegado. A las 11:05 am estaba ya segura en tierra.

Virgin Galactic planea otros tres vuelos de prueba más antes de trasladarse a su puerto espacial, el Spaceport America, en Las Cruces, Nuevo México, desde donde Richard Branson, dueño de la compañía, espera volar al espacio el próximo año, tal y como aseguró el multimillonario en una entrevista. La propia agencia para la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio estadounidense, más conocida como NASA, felicitó a la empresa por su logro.

Proyecciones futuras de Virgin Galactic

Virgin Galactic, compañía perteneciente al magnate británico Richard Branson, está enfocada en lanzar una nueva era de turismo espacial. “Con nuestros ojos en las estrellas, hemos visto cumplido nuestro mayor sueño y nuestro más duro desafío hasta ahora”, declaró al respecto Richard Branson tras el regreso a tierra de la SpaceShipTwo. La prueba de vuelo realizada el jueves fue un enorme paso de avance en dicho sueño de turismo comercial espacial de la compañía.

El viaje de prueba que fue realizado se llevó a cabo con la nave cargada hasta un aproximado de lo que pesaría un viaje comercial. De esta forma Virgin Galactic dio muestra de un importante progreso en pos del objetivo, que vienen persiguiendo desde hace más de una década. El desarrollo de la nave le tomó a la compañía mucho más de lo que habían previsto en un primer momento; además, sufrieron un fuerte revés en 2014, cuando el primer prototipo falló durante el vuelo experimental causando la muerte del copiloto.

No obstante, Branson no se rindió en su proyecto y continuó hasta lograr el desarrollo de la presente nave: SpaceShipTwo, que lo pone infinitamente más cerca de alcanzar su meta. Teniendo en cuenta los resultados favorables del jueves, Virgin Galactic estima que en 2019 ya podrán llevar turistas a estos vuelos espaciales. El costo previsto del billete se coloca en unos $250000 USD, literalmente un cuarto de millón de dólares.

Pero es exagerado este costo que pretende Virgin Galactic

¿Un precio exagerado? Probablemente no, si escuchamos que conforman la lista de más de 600 personas que según Branson están haciendo fila para subir a la nave. El multimillonario británico declaró a la prensa: “El mercado que creamos es enorme. Un 80% de las personas a las que se lo preguntamos dice que, si se lo pudieran costear y si se les asegura que regresarán, les encantaría ir al espacio. Depende de nosotros hacer ambas cosas”.

Por supuesto, a nivel internacional sigue sin haber clientes suficientes como para mantener este mercado a flote. Es por ello que Branson visualiza una flota de naves como la VSS Unity que operen con tanta frecuencia que los costes caigan hasta el punto en que el viaje al espacio sea ampliamente accesible. “Creo que en algún momento de la segunda mitad del próximo año comenzaremos a poder colocar a la gente normal en el espacio”, afirmó.

De hecho, este primer vuelo de prueba ya reportó ingresos a la compañía, pues el peso que llevó la nave estaba conformado por cuatro cargas para experimentos de investigación como parte de un programa copatrocinado por la NASA; además de Annie, un maniquí que imitaba a los pasajeros.

Polémica divisoria

Este hito de la cosmonáutica marcado por Virgin Galactic ha revivido el interés en el tema, y varios debates acalorados ya lo rodean. Y es que hay mucho que se cuestionan ¿es correcto afirmar que este vuelo llegó al espacio? ¿Qué significa exactamente llegar al espacio? La respuesta parece depender de la persona a quién se pregunte.

“Cualquier definición específica es arbitraria“, declaró a BBC Mundo Phil Stooke; profesor de ciencias planetarias en la Western University en Canadá. Por otro lado, Alex Ellery, profesor de tecnología espacial en la Universidad de Carleton de ese mismo país; explicó que -a pesar de que no existe consenso -hay algunas “tradiciones” que marcan las respuestas.

De acuerdo a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés), “no existe una ley definitiva que establezca dónde termina realmente el espacio aéreo nacional y dónde comienza el espacio exterior”.

Para tener una mejor comprensión del asunto, podríamos tomar algunos puntos de referencia. Por ejemplo, la máxima altitud que ha alcanzado un avión está cerca de los 37 km. Más arriba, la atmósfera comienza a volverse demasiado delgada como para que un avión convencional pueda volar. El aire genera menos empuje, así que las naves necesitan lograr velocidades mucho más altas.

Por otro lado, los satélites que orbitan la Tierra están situados a partir de los 200 km pues de lo contrario no podrían durar mucho. Algo más abajo que esto y la atmósfera es demasiado densa, lo que genera un “efecto de arrastre” que los halaría de nuevo hacia la superficie. Mucho más alto se encuentran los satélites a los que corresponden misiones largas. Por ejemplo, el telescopio espacial Hubble está casi a 600 km de altura.

Algunas notas sobre la Línea de Karman que nos ayudará a comprender

“La mayoría de la gente argumentaría que la Línea de Karman constituiría la división legal, en caso de que se presentara un litigio”, opinó Ellery.

¿Qué es la Línea de Karman? Pues es precisamente uno de los límites más aceptados para marcar el comienzo el espacio; y se encuentra a una altitud de 100km sobre el nivel del mar. Esta línea es la que toma como referencia la Federación Aeronáutica Internacional (FAI); una organización que establece estándares internacionales en temas de aeronáutica y astronáutica. A partir de esa altura ya no se puede volar de forma convencional; (con la sustentación que dan alas o hélices) y hay que orbitar para no caer. No obstante, no hay ningún estatuto al respecto.

Acerca de esta polémica, el director ejecutivo de Virgin Galactic, George Whitesides; declaró el miércoles antes del vuelo que Virgin Galactic se regía por el estándar de la Fuerza Aérea de EE.UU., la NASA y otras agencias estadounidenses. El parámetro que dichas agencias emplean; marca el límite para considerar un vuelo como espacial en los 80km de altura sobre el nivel del mar. De forma tal que los pilotos y demás especialistas que logran volar por encima de esos 80 km; son oficialmente considerados astronautas. Whitesides citó algunas nuevas investigaciones que apoyan este parámetro y declaró que; al ser Virgin Galactic una compañía norteamericana, seguiría este estándar.

Otras consideraciones especializadas

Por otro lado, Stooke considera que: “En algún punto entre los 50 km y los 200 km hay una zona en la que no puedes volar (convencionalmente); y tampoco puedes orbitar (como un satélite o una nave espacial). El borde del espacio está en algún lugar entre esos puntos”.

Otra forma en la que se pudiera definir dónde se encuentra el principio del “espacio”; podría estar en el punto en el que finaliza la atmósfera de la Tierra. Lo cual sería a unos 10.000 km sobre el nivel del mar, donde algunos autores ubican a la exosfera. Si se tomase esta definición como la correcta la Estación Espacial Internacional que está a 400 km; o un transbordador espacial que orbita a más de 300 km, no se considerarían que estén en el espacio, declaró la NOOA.

“Básicamente, estar en el espacio significa estar en un vacío por encima de la atmósfera”, le dice a BBC Mundo Jeffrey Hoffman; profesor de ingeniería aeroespacial en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. “Sin embargo, incluso a altitudes orbitales de varios cientos de kilómetros, aún hay una atmósfera muy delgada”.

¿Turistas espaciales?

Si bien los expertos aún no se ponen de acuerdo respecto al límite en que inicia el espacio; lo que al menos ha quedado claro con este vuelo es que, como mínimo desde el punto de vista tecnológico; una compañía privada puede desarrollar una nave capaz de transportar personas más allá de la atmósfera.

“Lo que presenciamos el jueves es la evidencia más convincente de que la explotación comercial del espacio se convertirá; en una de las industrias definitorias del siglo XXI”, dijo Whitesides. “Los vehículos reutilizables construidos y operados por compañías privadas están a punto de transformar nuestra vida comercial y personal; de una manera que aún es difícil de imaginar”, añadió.

Sobre la viabilidad económica del turismo espacial, el propietario de Virgin Galactic opina. “Es un momento muy emocionante para los inversores que apuestan por compañías de naves espaciales comerciales”.

Ya mencionamos con anterioridad las perspectivas de rentabilidad de esta compañía, es significativo. Además que Branson no sea el único visionario volcado a esta aventura.

Otros competidores a nivel mundial

Actualmente otros podemos encontrar compitiendo en la carrera del turismo espacial a otros nombres de peso en las finanzas. Además del magnate británico se encuentran las empresas Blue Origin de Jeff Bezos –propietario de Amazon– y SpaceX; de Elon Musk –cofundador de PayPal y propietario de Tesla Motors –. Blue Origin planea llevar a los turistas utilizando el método más tradicional de una cápsula sobre un cohete que despega desde una plataforma de lanzamiento; para ir más allá de la órbita terrestre. El mismo sistema es el que prevé emplear Elon Musk, de SpaceX; que recientemente anunció sus planes para llevar –probablemente en 2023– al empresario japonés Yusaku Maezawa –y a un puñado de artistas elegidos por el propio Musk– en un viaje alrededor de la Luna.

Comparado a estos proyectos, el objetivo de Virgin Galactic podría parecer conservador a muchos. No obstante, de momento Branson se siente el vencedor. “Lo gracioso de las carreras es que la gente siempre dice que ‘no se trata de una carrera’ hasta que ganan”, reflexionó el magnate tras su reciente éxito. “Esta noche nos podemos beber un par de copas de champán”, celebraba el británico.

Carlos

Joven emprendedor cubano, lleno de sueños y ambiciones. Director del proyecto Rincón-Cubano, con muchas ganas de trabajar y sacarlo adelante. Aficionado de la escritura y amante de este mi país

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: