Windsor Hum: el extraño zumbido que enloquece a una ciudad canadiense

El zumbido que ha estado reverberando en la ciudad canadiense de Windsor, al sur de la provincia de Ontario, por varios años se está volviendo más fuerte y más debilitante. La fuente podría hallarse en una isla industrial estadounidense, pero silenciar el sonido no es tarea fácil.

Quiénes lo han escuchado dicen que se asemeja al ruido del motor de un camión en marcha, como la caída de un rayo en un lugar lejano. También ha sido comparado con el sonido que hace la nave Enterprise de Star Trek; mientras se prepara para viajar a la velocidad de la luz. “Muy destructivo,” es como lo califica Mike Provost, un vendedor de seguros retirado de 62 años. “Si piensas en un trueno, y tomas ese trueno y lo repites constantemente por horas y días, semanas; es lo que es.”

Viene y se va, pero quienes lo escuchan y han sido sometidos a una prolongada exposición, han llegado a padecer síntomas físicos y psicológicos, entre los que se cuentan dolores de cabeza, insomnio, náuseas; se sienten irritables o fatigados y -en algunos casos más graves -les ha causado depresión.

rincóncubano. Windsor

Una ciudad asediada por el Windsor Hum

Windsor posee una población de alrededor de 210 000 habitantes y se sitúa en la frontera entre Canadá y los Estados Unidos, justo cruzando el río frente a la industrial ciudad de Detroit (EE.UU.). Parte ruido y parte vibración, el fenómeno ha sido bautizado como Windsor Hum (zumbido de Windsor) y viene y va a intervalos aleatorios. A veces dura horas, otras veces días; y a veces se detiene. Los residentes de la ciudad comenzaron a experimentarlo en 2011 y su presencia se ha sentido por varios años ya; sin embargo, ahora han comenzado a sentir que se incrementa.

En 2011 algunos habitantes comenzaron a notar los extraños ruidos, pero en un principio pensaron que se trataba de ventanas temblando o paredes que vibraban. A medida que la situación se fue agudizando, más y más personas comenzaron a notar el fenómeno; pero nadie tenía idea de cuál sería su origen.

Ni las autoridades ni los estudios realizados al respecto tienen un número preciso de cuántas personas han padecido -o padecen -el zumbido en la ciudad; pero en Facebook hay un grupo cerrado en el que participan personas afectadas por el zumbido, que alcanza los 1400 miembros. “Todo el mundo tiene su propia historia”, declara Provost, quien ha provisto a las autoridades con algunas grabaciones del zumbido.

rincóncubanO. Windsor

Datos del 2012

También, en 2012, más de 22 mil personas participaron en una teleconferencia local acerca del Windsor Hum, dando voz a preocupaciones tales como el efecto que el ruido pudiera tener en el embarazo; o cómo podría afectar a largo plazo los cimientos de edificaciones.

A lo largo de los años, quienes sufren el sonido han ido notando ciertos patrones. “El ruido va y viene durante el día, pero es peor en las noches”, explica Mike Provost. También han percibido que la altura del terreno en el que se estén tiene alguna clase de influencia: a mayor elevación, más ruido. “Hemos visto que influye el clima.”, agrega también Provost. “Cuando hace frío, el sonido tiende a reducirse. Cuando hay viento sube. No sabemos de dónde viene ni qué lo causa”, indica. “Si no lo escuchas, mejor no te esfuerces por escucharlo, porque ya no se irá si lo oyes”, asegura. Aun así, les resulta muy exasperante pues es impredecible saber cuándo llega, cuánto durará o cuál será su intensidad.

Como a menudo es peor en las noches, el zumbido deja a los habitantes tensos, “mal dormidos”, exhaustos y combatiendo constantes dolores de cabeza. “Uno simplemente pierde la capacidad de disfrutar el tiempo en familia… El ruido es muy penetrante. Es muy difícil hasta ver televisión. A veces cuando estoy en mi cama de hecho se mueve. De ese tamaño es el poder del sonido”, dijo Gary Grosse a los medios. Después de dos años de recurrir a pastillas de dormir para poder soportarlo, Grosse ha dejado la medicación. Ahora se halla a menudo despierto en medio de la noche, simplemente preguntándose por el zumbido. “Empiezas a escucharlo todo el tiempo, incluso cuando está a volumen bajo”, declaró.

¿Qué han hecho otros residentes?

Otros residentes han tenido que recurrir a la medicación para calmar la ansiedad disparada por el ruido. No son solo los humanos los afectados, aclara Grosse. “los animales también han tenido que ser medicados por ansiedad. Suena realmente raro, pero hay perros llorando todo el tiempo porque los animales son más susceptibles. Incluso tenemos gatos que se rehúsan a ir afuera”.

Investigaciones y teorías

Como es comprensible este fenómeno ha sido objeto de estudio de varias investigaciones que han intentado encontrar las fuentes, causas y posibles soluciones; así como de una variada serie de teorías conspirativas bastante coloridas. Las últimas van desde una tesis de doctorado que busca incorporar el zumbido a música, hasta una teoría que lo vincula a los Ovnis; o a operaciones subterráneas secretas del ejército canadiense.

Por otro lado, los estudios más serios apuntan a una causa mucho más “terrenal”. Específicamente, tres análisis de expertos elaborados por separado han apuntado a una fuente como la más probable: la isla Zug.

riNcóncuBano. Windsor

En 2011 durante un estudio comisionado por el gobierno de dicha nación, la Agencia Geológica de Canadá confirmó mediante análisis sismográficos; que el zumbido en Windsor sí existe. Indica que el punto de origen más probable es esa isla, un área industrial ubicada pocas millas río abajo del puente; que separa Windsor y Detroit.

La isla Zug, es una isla artificial perteneciente a la compañía United States Steel Corp (US Steel), en la que se realizan actividades industriales metalúrgicas. Con apenas 0.93 millas cuadradas de superficie, la isla Zug pertenece a la municipalidad estadounidense de River Rouge; y sus enormes hornos y maquinaria son visibles desde la ciudad canadiense.

“Las señales registradas son consistentes con los zumbidos en términos de tiempo, duración y carácter con los ruidos reportados en el área de Windsor”; exponen las conclusiones de ese primer reporte. Sin embargo, no se pudo profundizar más en esa conexión; pues a los científicos realizando el estudio se le fue negado el acceso a la isla.

rincóncubaNo. Windsor

Estudios realizados en 2013 y 2014

En 2013 otro estudio se llevó a cabo, pero por la Universidad de Ontario Occidental. Con esta investigación tampoco se pudo identificar la fuente exacta; no obstante, se señaló que las “posibles fuentes pueden incluir la actividad de la cantera o los sistemas de ventilación industrial”. Una vez más la falta de acceso a la isla frustró los esfuerzos de los investigadores.

Más adelante, en 2014, se realizó el estudio más grande hasta el momento, con instrumentos de medición acústica desplegados en varios puntos. Colin Novak, de la Universidad de Windsor, fue uno de los investigadores a cargo; y describió la investigación como “perseguir un fantasma”. Su equipo fue capaz de confirmar la existencia del ruido y determinar que probablemente se generaba em los altos hornos operando en la isla. “Estas conclusiones se ven reforzadas por la naturaleza periódica del ruido, que ha sido observado y medido por los investigadores; y coincide con las operaciones irregulares observadas asociadas con las operaciones de fabricación de acero en la isla Zug”, señala el reporte.

rincóncUbano. Windsor

“No identificamos la prueba definitiva, pero hay suficiente evidencia ahí para sugerir que es esa probablemente la fuente”, dice Novak. Esta fuente también explicaría por qué el sonido viene y va, y por qué a veces se escucha hasta una distancia de 7.5 millas de la isla. “El hecho de que aún se escuche a una distancia tan lejana sugiere que su fuente está produciendo una enorme cantidad de energía.

La isla prohibida

Para los habitantes de Windsor estos estudios han sido fuente tanto de alivio, como de preocupación. Mientras que su posible naturaleza implica que el sonido puede ser reducido o evitado, la frontera internacional entre la posible fuente y los más afectados hace que la solución; esté enredada en asuntos diplomáticos.

Mientras que algunas personas en McGregor, al sur de Windsor, y en la ciudad estadounidense de Cleveland han reportado que escuchan el ruido; en Detroit no abundan las personas preocupadas por él. “Esto equivale a empujar una bola de nieve cuesta arriba”; declaró el político Brian Masse, cuya municipalidad se ve afectada a menudo por el fenómeno. En los días en que el zumbido reverbera por la ciudad, sus oficinas reciben entre 12 y 40 quejas de ciudadanos. Masse ha intentado repetidamente abordar el problema del Windsor Hum con sus vecinos estadounidenses; pero la ausencia de un tratado internacional sobre el ruido dificulta sus esfuerzos.

Al no estar obligados a ello, la municipalidad de River Rouge tiene poco que ganar al abordar este problema que parece afectar fundamentalmente a los canadienses. Incluso si llegase a escucharse en Detroit, esa zona está fuertemente industrializada y se ha ido vaciando de población en la última década; así que aun así los afectados serían muchos menos.

rincóNcubano. Windsor

Palabras autorizadas hablan sobre el tema

El abogado de la municipalidad de River Rouge, David Bower, ha descartado en el pasado una investigación en la isla de su demarcación: “No vamos a pagar por algo que beneficie a otra persona; porque no es un problema que nos afecte”, declaró para la prensa canadiense.

Masse considera que es posible que, además de todo, River Rouge no quiera perturbar a la US Steel; que resulta ser una de las más significativas contribuyentes a los ingresos de dicha municipalidad. Hasta el momento US Steel ha declinado comentar o responder a varios medios de prensa que se han interesado por este tema.

El resultado ha sido un estancamiento en las investigaciones, que está pasando factura al bienestar de los habitantes de Windsor. Gary Wheeler, del Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Ontario, dijo a BBC Mundo que por el momento no tienen planeado realizar más estudios del “Windsor Hum”. Masse ha intentado que se presione el asunto a niveles superiores, pero aún sin resultados.

Asediados

“Estamos atrapados en medio”, declaró Grosse; quien opina que se debería proporcionar algún tipo de inmunidad que escude a US Steel contra posibles demandas por daños, con tal de que la compañía investigue la fuente del ruido y tome las acciones necesarias para mitigarlo. “No hay nada más que los ciudadanos canadienses puedan hacer”, dijo. “Es como estar en una cuerda que es halada en varias direcciones”.

“Imagina tener que huir de todo lo que conoces y amas solo para tener la oportunidad de no oír nada que tararee en tu cabeza durante horas y horas”, escribió Sabrina Wiese en un foro de afectados. Como ella hay otras personas que han considerado irse de Windsor debido a este problema.

rincónCUbAno. Windsor

Otras teorías

Aun así, algunos consideran que no se deberían abandonar por entero otras posibilidades. Específicamente, las microondas.

En Estados Unidos hubo otros dos casos similares a los de Windsor desde la década de 1990, en los que los expertos tampoco pudieron identificar una fuente con certeza. Una extensa investigación fue realizada en la localidad de Toas, Nuevo México, en 1993 luego de que 161 personas de una población de 8.000 percibían un ruido; mientras que, en Kokomo, Indiana, 126 personas de 46.000 habitantes dijeron sentir los efectos del zumbido.

En el primero de los casos lo único que se logró identificar fue “un nivel de campo electromagnético elevado que, según los informes, estaba relacionado con las líneas eléctricas locales”. Por otro lado, algunos vecinos de Kokomo dijeron que reductores de ruido en dos instalaciones industriales cercanas aliviaron los efectos; aunque la mayoría estuvo en desacuerdo.

Respecto a estos dos casos, y posiblemente al Windsor Hum también, el experto en acústica James P. Cowan considera que “no es un fenómeno acústico tradicional”. En un análisis de los dos primeros indicó que: “Puede ser escuchado por algunas personas, pero no puede ser localizado usando instrumentación acústica estándar”. La causa que considera posible es, justamente, el fenómeno de “audición de microondas”.

“Es un fenómeno por el cual las personas (incluidas las personas clínicamente sordas) pueden escuchar sonidos relacionados con exposiciones al campo electromagnético; que no van acompañadas de fluctuaciones de presión acústica mensurables”, indica Cowan.

No obstante, el experto aclara que se trata simplemente de una posible causa a estudiar en este tipo de casos de ruidos cuyo origen es un misterio.

rincóncubAno. Windsor

rincóncuBano. Windsor

Contenido Presentado por:

Rincón-Cubano. TPublicitOnline. Agencia de marketing y Publicidad.

Fito

Fito nació en Cuba junto con el periodo especial. Estudió mucho, aprendió a pensar, y a vivir en una isla cambiante, sorprendente, rodeado de personas inimaginables. Ahora Fito escribe. Escribe mucho: sobre Cuba, sobre el mundo, sobre la actualidad de hoy, las experiencias de ayer y, por qué no, las incertidumbres de mañana. Fito escribe para expresar todo lo que ve, todo lo que piensa, todo lo que desea, todo lo que sueña… Vengan a soñar con él….

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: